Buscar una receta

martes, 12 de marzo de 2013

Rosbif con salsa de naranja

Los mejores y mas exóticos sabores. Las mejores recetas con frutas . Sabores del mundo y cocina tradicional. Nuevas y originales recetas sanas y saludables.

Rosbif con salsa de naranja
Ingredientes
2 kg de lomo de ternera en una pieza
1 vaso de jerez
1 cucharadita de:
1 pimienta, 1 romero, 1 salvia, 1 tomillo, 1 orégano, 1 estragón, 1 albahaca y sal
La ralladura de un limón
Aceite de oliva virgen extra
Para la salsa
El zumo de 3 naranjas
3 cucharadas de miel
1 cucharada de tomillo
1 cucharada de maizena
Preparación
El día antes de cocinar nuestra pieza, la colocamos en una fuente honda, con el jerez, dandole la vuelta de vez en cuando para que valla cogiendo sabor. Lo colocamos en la nevera toda la noche.
Cuando lo vayamos a cocinar, precalentar el horno a 180º.
Preparamos las hierbas en un mortero, las picamos muy bien y le añadimos el aceite de oliva (un buen chorreón) y la sal. Luego rebozamos nuestra pieza de carne con todo esto, que quede bien envuelta en hierbas, y lo freimos ligeramente para que quede sellada y doradita por fuera.
Ahora ya podemos meterlo al horno, durante entre 1/2 hora a 3 cuartos de hora, depende del gusto de cada persona, si les gusta la carne muy hecha o poco hecha,
y del horno de cada uno.
Mientras se va haciendo vamos a hacer la salsa de naranja poniendo en un cazo el zumo dos naranjas con la miel a fuego lento y le añadimos tomillo, cuando se hace como una infusión y está todo bien mezclado, se cuela y le añadimos la maizena, volviendo al fuego y removiendo enérgicamente con varillas porque se espesa rápidamente, en cuanto la notemos espesar, la apartamos del fuego y la reservamos para servir.
Cuando ya se a cocinado nuestra pieza de carne, la sacamos del horno y la colocamos sobre tabla de madera.
Ahora preparamos otra salsa con el jugo de la carne que ha soltado en el horno, y las que nos quedó del jerez. Lo colocamos en un cazo y la dejamos reducir a fuego lento. Cuando reduzca y espese un poco, retiramos y reservamos.
La carne se corta en lonchas finas, y se puede servir tanto fría como caliente, aunque las salsas se sirven siempre calientes.
¡Buen Provecho!