Buscar una receta

domingo, 23 de junio de 2013

Receta de La Queimada en la noche de San Juan

Los mejores y mas exóticos sabores. Las mejores recetas con frutas . Sabores del mundo y cocina tradicional. Nuevas y originales recetas sanas y saludables.

Receta de Queimada 
en la noche de San Juan
Receta de La Queimada
Bueno, al fin de cuentas lleva naranjas, limones...y a gustos uvas y manzanas
Ingredientes
Aguardiente y azúcar blanco en proporción por cada litro de aguardiente se añade 150 grms de azúcar.
Las cascaras de:
2 limones
2 naranjas
Uvas y Manzanas peladas y cortadas (aunque esto es opcional, ya que los puristas lo rechazan)
Un puñado grande de granos de café
Preparación
En un recipiente de barro, se añade el aguardiente y el azúcar pero nos reservamos dos buenas cucharadas de azúcar para luego. 
Ahora, para preparar nuestra receta de Queimada, removemos y añadimos las cascaras de limón y de naranja (si queremos, las uvas y los trozos de manzanas)
En un cucharón ponemos las 2 cucharadas de azúcar con un poco de aguardiente y le plantamos fuego, cuando plante la llama la aproximamos al recipiente de la queimada para que empiece a arder. Vamos removiendo la queimada con cuidado, dando vueltas sin llegar al fondo, donde se acumula casi todo el azúcar. Luego podemos elevar el cucharón lentamente dejando que suban las llamas del alcohol y creando cascadas con ellas. Pero, mucho cuidado, que es muy facil quemarse.
Ahora se añade un buen puñado de granos de café para que valla cogiendo color y se va moviendo poco a poco el azúcar del fondo para que se tueste tambien.
Ahora hay que dejar que se queme el alcohol, ni mucho ni poco, lo dice la llama, que empieza a disminuir de tamaño. En el momento que nos parezca, la apagamos de un soplido.
Hay quien le añade uvas y manzanas cortadas.
Se sirve en vasos o tazas de barro y se bebe muy despacio.
Una antigua costumbre dice, que mientras se prepara hay que recitar un conjuro. 
Aquí lo dejo:
En Gallego: "Mouchos, coruxas, sapos e bruxas. Demos, trasgos e diaños, espíritos das nevoadas veigas. Corvos, pintigas e meigas, feitizos das menciñeiras. Podres cañotas furadas, fogar dos vermes e alimañas. Lume das Santas Compañas, mal de ollo, negros meigallos, cheiro dos mortos, tronos e raios. Oubeo do can, pregón da morte, fociño do sátiro e pé do coello. Pecadora lingua da mala muller casada cun home vello. Averno de Satán e Belcebú, lume dos cadáveres ardentes, corpos mutilados dos indecentes, peidos dos infernais cus, ruxido da mar embravecida. Barriga inútil da muller solteira, falar dos gatos que andan á xaneira, guedella porca da cabra mal parida. Con este cullerón levantarei as chamas deste lume que asemella ao do inferno, e fuxirán as bruxas a cabalo das súas escobas, índose bañar na praia das areas gordas. ¡Oíde, oíde! os ruxidos que dan as que non poden deixar de queimarse no augardente, quedando así purificadas. E cando esta queimada baixe polas nosas gorxas, quedaremos libres dos males da nosa alma e de todo embruxamento. Forzas do ar, terra, mar e lume, a vos fago esta chamada: si e verdade que tendes mais poder que a humana xente, aquí e agora, facede cos espíritos dos amigos que estan fora, participen con nos desta queimada".
En Castellano: "Buhos, lechuzas, sapos y brujas. Demonios maléficos y diablos, espíritus de las nevadas vegas. Cuervos, salamandras y meigas, hechizos de las curanderas. Podridas cañas agujereadas, hogar de gusanos y de alimañas. Fuego de las almas en pena, mal de ojo, negros hechizos, olor de los muertos, truenos y rayos. Ladrido del perro, anuncio de la muerte; hocico del sátiro y pie del conejo. Pecadora lengua de la mala mujer casada con un hombre viejo. Infierno de Satán y Belcebú, fuego de los cadáveres en llamas, cuerpos mutilados de los indecentes, pedos de los infernales culos, rugido de la mar embravecida. Vientre inútil de la mujer soltera, maullar de los gatos en celo, pelo malo y sucio de la cabra mal parida. Con este cazo levantaré las llamas de este fuego que se asemeja al del infierno, y huirán las brujas a caballo de sus escobas, yéndose a bañar a la playa de las arenas gordas. ¡Oíd, oíd! los rugidos que dan las que no pueden dejar de quemarse en el aguardiente quedando así purificadas. Y cuando esta queimada baje por nuestras gargantas, quedaremos libres de los males de nuestra alma y de todo embrujamiento. Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego, a vosotros hago esta llamada: si es verdad que tenéis más poder que la humana gente, aquí y ahora, haced que los espíritus de los amigos que están fuera, participen con nosotros de esta queimada".