Buscar una receta

viernes, 22 de noviembre de 2013

Fruta confitada

Los mejores y mas exóticos sabores. Las mejores recetas con frutas . Sabores del mundo y cocina tradicional. Nuevas y originales recetas sanas y saludables.

Hoy os traigo una receta estupenda para preparar en esta época del año,
Se trata de la..

Fruta confitada

Fruta confitada

Lo primero que tenemos que hacer es elegir frutas maduras, firmes y que no tengan golpes ni estén pochas.
Una vez que tenemos seleccionada nuestra fruta, la pinchamos con un palillo por varios puntos.
La lavamos y la colocamos en una olla con agua y la dejamos en remojo durante 24 horas, cambiando el agua tres veces.
Transcurrido ese tiempo, ponemos a fuego lento para que se valla calentando poco a poco. Deben calentarse lentamente sin llegar a hervir. Así, la fibra de la fruta se irá rompiendo y se irán haciendo permeables. Este proceso se llama "blanquear la fruta".
Bajamos el fuego al mínimo y vamos sacando la fruta según van subiendo a la superficie, y la vamos enfriando en otra olla con agua fría. Después las dejamos que escurran.
Pesamos toda la fruta que tenemos, y por cada kilo de fruta ponemos en una olla 1/2 litro de agua y 1 kilo de azúcar.
Removemos el agua con el azúcar para que se disuelva y añadimos las frutas.
Lo ponemos en el fuego para que se haga un almibar pero cuando dé el primer hervor, sacamos la fruta y la colocamos en una fuente grande.
Dejamos que cueza el almibar un poco más y se lo vertimos a la fruta por encima.
Dejamos así, en la fuente hasta el día siguiente que repetiremos la misma operación. 
Ponemos el almibar a calentar y cuando rompa a hervir añadimos la fruta.
Dejamos  cocer tres minutos y las retiramos enseguida y a la fuente hasta que se enfríe. Añadimos el almibar por encima y dejamos reposar hasta el día siguiente.
Vamos repitiendo todo el proceso para que la fruta vaya absorviendo el almibar.
Una vez que ya se ha absorvido casi todo el almibar, por lo menos 5 ó 6 veces, pasamos a secar la fruta.
La colocamos sobre una rejilla o sobre un papel de horno y la dejamos en un lugar caliente, cerca de un radiador o en el horno, previamente calentado con poca temperatura y luego apagado.
Tenemos que ir dando vuelta a cada fruta para que se seque por todas partes por igual.
Ya está, si lo hemos hecho bien tendremos una fruta confitada estupenda.